Real Decreto 1619/2012, de 30 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación.

formato_factura_proforma

El Real Decreto 1619/2012, de 30 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación, recoge las modificaciones introducidas en dicha materia por la Directiva 2010/45/UE, incluye disposiciones referidas a los medios de justificación documental de determinadas operaciones financieras a efectos tributarios y remite a la regulación reglamentaria las condiciones de la operativa de las entidades colaboradoras en la devolución del IVA en régimen de viajeros.

Ámbito material de la norma: aprueba el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación, recogiendo las modificaciones introducidas en dicha materia por la Directiva 2010/45/UE de 13 de julio de 2010, por la que se modifica la Directiva 2006/112/CE relativa al sistema común del impuesto sobre el valor añadido. Asimismo, incluye una serie de disposiciones, convenientemente actualizadas, referidas a los medios de justificación documental de determinadas operaciones financieras a efectos tributarios. Y remite a la regulación reglamentaria las condiciones de la operativa de las entidades colaboradoras en la devolución del Impuesto sobre el Valor Añadido en régimen de viajeros.

Destacan las siguientes novedades:

Aclara los casos en los que se deben aplicar las normas de facturación.

Respecto a la obligación de expedir factura, la misma no se exigirá en el caso de determinadas prestaciones de servicios financieros y de seguros, salvo cuando dichas operaciones se entiendan realizadas en el territorio de aplicación del Impuesto, o en otro Estado miembro de la Unión Europea, y estén sujetas y no exentas.

Con el fin de establecer un sistema armonizado de facturación, así como promover y facilitar el funcionamiento de los pequeños y medianos empresarios y de los profesionales, detalla un sistema de facturación basado en dos tipos de facturas: la factura completa u ordinaria y la factura simplificada, que sustituye a los denominados tiques, con un contenido más reducido y que, salvo algunas excepciones, podrán expedirse, a elección del obligado a su expedición, cuando su importe no exceda de 400 euros, IVA incluido, cuando se trate de facturas rectificativas o cuando su importe no exceda de 3.000 euros, IVA incluido, y se trate, en este último caso, de alguno de los supuestos respecto de los que tradicionalmente se ha autorizado la expedición de tiques en sustitución de facturas.

Se impulsa la facturación electrónica en base al principio de un mismo trato para la factura en papel y la factura electrónica, para reducir costes y hacer más competitivas a las empresas. La factura electrónica se define como aquélla que, cumpliendo los requisitos establecidos en el Reglamento, haya sido expedida y recibida en formato electrónico.

Las facturas en papel o electrónicas deben reflejar la realidad de las operaciones que documentan y corresponderá a los sujetos pasivos garantizar esta certidumbre durante toda su vigencia. Para no imponer nuevas cargas administrativas, el sujeto pasivo podrá garantizar la autenticidad, integridad y legibilidad de las facturas que expida o conserve mediante los controles de gestión usuales de su actividad empresarial o profesional. No se exige el empleo de una tecnología determinada. Pero para garantizar la seguridad jurídica de los sujetos pasivos que ya venían utilizando el intercambio electrónico de datos (EDI) y la firma electrónica avanzada, se reconoce expresamente que dichas tecnologías, que dejan de ser obligatorias, garantizan la autenticidad del origen y la integridad del contenido de las facturas electrónicas. Los sujetos pasivos podrán seguir comunicando a la Agencia Estatal de Administración Tributaria, con carácter previo a su utilización, los medios que consideren que garantizan dichas condiciones, al objeto de que sean validados por la misma.

Por último, se establece un plazo para expedir facturas correspondientes a determinadas entregas de bienes o prestaciones de servicios intracomunitarias. Este mismo plazo también se aplica a todas las operaciones efectuadas para otros empresarios o profesionales, tanto interiores como transfronterizas y afecta, igualmente, a las facturas recapitulativas.

Estructura: contiene 3 artículos, dos Disposiciones Transitorias, una Disposición Derogatoria y cuatro Disposiciones Finales.

El artículo 1 recoge la aprobación del Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación.

El artículo 2 se refiere a la justificación de determinadas operaciones financieras, tales como la adquisición de valores mobiliarios y de activos financieros, y señala que los gastos y deducciones por operaciones realizadas por entidades de crédito podrán justificarse a través del documento, extracto o nota de cargo expedido por la entidad en el que consten los datos propios de una factura salvo su número y serie.

Por último, el artículo 3 establece que corresponde al Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas determinar las condiciones de la operativa de las entidades colaboradoras en la devolución del Impuesto sobre el Valor Añadido en régimen de viajeros.

El Reglamento que se aprueba consta de 26 artículos, distribuidos en tres Títulos, seis Disposiciones Adicionales y dos Disposiciones Transitorias.

  • El objeto del TÍTULO PRELIMINAR es la obligación de documentación de las operaciones. Señala que los empresarios o profesionales están obligados a expedir y entregar, en su caso, factura u otros justificantes por las operaciones que realicen en el desarrollo de su actividad empresarial o profesional, así como a conservar copia o matriz de aquellos. Y deben conservar las facturas u otros justificantes recibidos de otros empresarios o profesionales por las operaciones de las que sean destinatarios y que se efectúen en desarrollo de dicha actividad.
  • El TÍTULO I se refiere a la obligación de documentación de las operaciones a los efectos del Impuesto sobre el Valor Añadido. Define aquellos supuestos en los que es obligatorio expedir factura, así como las excepciones a dicha obligación. Detalla los requisitos de las facturas, incluyendo su contenido, medios y plazos de expedición. Por otra parte, impone que los originales de las facturas sean remitidos por los obligados a su expedición o en su nombre a los destinatarios de las operaciones que en ellos se documentan. Esta obligación de remisión deberá cumplirse en el mismo momento de su expedición o bien, cuando el destinatario sea un empresario o profesional que actúe como tal, en el plazo de un mes a partir de la fecha de su expedición. Regula la obligación de conservación de las facturas y otros documentos. Y establece que se considerarán de naturaleza tributaria, a efectos de la interposición de la correspondiente reclamación económico-administrativa, las controversias que puedan producirse en relación con la expedición, rectificación o remisión de facturas y demás documentos a que se refiere este Reglamento, cuando estén motivadas por hechos o cuestiones de derecho de dicha naturaleza.
  • El TÍTULO II contiene las disposiciones relativas a las obligaciones de documentación a efectos de otros tributos y en otros ámbitos.

Por último, las Disposiciones Adicionales se ocupan de los deberes de facturación en otros ámbitos, del Impuesto General Indirecto Canario e Impuesto sobre la Producción, los Servicios y la Importación en las Ciudades de Ceuta y Melilla, de la facturación de determinadas entregas y productos sobre energía eléctrica y de determinadas prestaciones de servicios en cuya realización intervienen agencias de viajes actuando como mediadoras en nombre y por cuenta ajena, de las referencias al Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación aprobado por el Real Decreto 1496/2003, de 28 de noviembre, y de la expedición de factura por la Comisión Nacional de Energía en nombre y por cuenta de los distribuidores y de los productores de energía eléctrica en régimen especial o de sus representantes.

Conexiones normativas:

  • A la entrada en vigor de este Real Decreto quedan derogados:
    • a) El Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación, aprobado por el artículo primero del Real Decreto 1496/2003, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación y se modifica el Reglamento del Impuesto sobre el Valor Añadido.
    • b) El artículo tercero y la disposición transitoria única del Real Decreto 1496/2003, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación y se modifica el Reglamento del Impuesto sobre el Valor Añadido.
  • Este Real Decreto contiene el régimen jurídico aplicable a las obligaciones de facturación en el Derecho español, en consonancia con lo previsto por la normativa europea, al que incorpora las previsiones de la Directiva 2010/45/UE, de 13 de julio de 2010, por la que se modifica la Directiva 2006/112/CE relativa al sistema común del Impuesto sobre el Valor Añadido, en lo que respecta a las normas de facturación, a fin de armonizar en el ámbito de la Unión Europea las normas referentes a la facturación electrónica y otros aspectos para simplificar las normas del impuesto para mejorar el funcionamiento del mercado interior.

Vigencia y Normas Transitorias: entra en vigor el 1 de enero de 2013. Las Disposiciones Transitorias del Real Decreto se refieren a la vigencia de las autorizaciones concedidas de acuerdo con el Real Decreto 2402/1985, de 18 de diciembre, y el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación, aprobado por el Real Decreto 1496/2003, de 28 de noviembre, y a la vigencia de las tablas de devolución que aplican las entidades colaboradoras en la devolución del Impuesto sobre el Valor Añadido en régimen de viajeros. Por su parte, las Disposiciones Transitorias del Reglamento se ocupan de la comunicación de la expedición o conservación de facturas por un tercero y de la sustitución o canje de documentos sustitutivos por facturas.

Anuncios

Acerca de Asesoria La Costera

Gestor administrativo - Economista
Esta entrada fue publicada en Impuestos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s