Las nuevas obligaciones contables de las empresas más pequeñas

El Diario Oficial de la Unión Europea publicó el pasado 29 de junio la Directiva 2013/34/UE , que entró en vigor pasados veinte días desde esta fecha y que los Estados Miembros tendrán que trasponer antes del 20 de julio de 2015. La nueva Directiva que es una evolución de directivas derogadas, tiene como principal objetivo reducir las cargas administrativas y mejorar el entorno empresarial, particularmente en el caso de las empresas más pequeñas, buscando lograr un equilibrio adecuado entre los intereses de los destinatarios de los estados financieros y el interés de las empresas en no soportar una carga indebida por cumplir los requisitos de información.

Las correcciones que se han realizado en las Directivas Contables en los últimos años han añadido numerosos requerimientos de información a las empresas. Estos requerimientos ni eran proporcionados para las pequeñas empresas, ni resultaban siempre útiles a las necesidades de los usuarios de sus estados financieros. Al no captar financiación directamente en los mercados, no tienen las mismas necesidades de transparencia de su actividad y posición financiera, que las empresas que captan recursos directamente en los mercados.

En este sentido, el Parlamento Europeo había manifestado en diversas ocasiones, que las obligaciones derivan de las directivas contables son a menudo muy gravosas para este tipo de empresas. Por lo que instó a la Comisión a que las revisase.

Con estos antecedentes, el Parlamento y Consejo Europeo aprobó, el 26 de junio, una nueva Directiva Contable, la Directiva 2013/34/UE , que sustituirá a las actuales IV Directiva (78/660/EEC) y VII Directiva (83/649/EEC).

Su ámbito de aplicación son las sociedades anónimas, sociedades comanditarias por acciones y sociedades de responsabilidad limitada. También será aplicable, en ocasiones, a las sociedades colectivas y a las sociedades en comandita.

La clasificación de empresas establecida en la Directiva es la siguiente:

Límites numéricos

a) Microempresa: Si no rebasa por lo menos dos de los tres criterios siguientes:

– Total balance: 350.000 €

– Volumen de negocio neto: 700.000 €.

– Número medio de empleados durante el ejercicio: 10

b) Pequeña empresa: Si no rebasa por lo menos dos de los tres criterios siguientes:

– Total del balance: 4.000.000 €

– Volumen de negocio neto: 8.000.000 €.

– Número medio de empleados durante el ejercicio: 50.

c) Mediana empresa: Si no rebasa por lo menos dos de los tres criterios siguientes:

– Total balance: 20.000.000 €.

– Volumen de negocio neto: 40.000.000 €

– Número medio de empleados durante el ejercicio: 250.

d) Grupos pequeños: Si no rebasa de manera consolidada por lo menos dos de los tres criterios siguientes:

– Total balance: 4.000.000 €

– Volumen de negocio neto: 8.000.000 €.

– Número medio de empleados durante el ejercicio: 50.

e) Grupos medianos: Si no se rebasa de manera consolidada por lo menos dos de los tres criterios siguientes:

– Total balance: 20.000.000 €

– Volumen de negocio neto: 40.000.000 €.

– Número medio de empleados durante el ejercicio: 250.

Principales reducciones de obligaciones

a) Simplificación de los estados financieros

La nueva directiva simplifica la elaboración de los estados financieros de las empresas más pequeñas, pretendiendo así reducir sus cargas administrativas, por considerar que actualmente tienen unos costes administrativos desproporcionados e innecesarios, que dificultan su actividad económica.

Las empresas que sean calificadas como pequeñas empresas:

– Sólo estarán obligadas a presentar un balance, una cuenta de resultados y unas notas explicativas de los estados financieros. Sólo se podrá exigir más información si la exigencia de publicación está prevista en la legislación tributaria nacional estrictamente a efectos de recaudación de impuestos. Los Estados Miembros podrán decidir que los modelos de balance a presentar sean abreviados.

– Presentarán una cantidad de información muy limitada en sus notas o memoria.

Los Estados miembros podrán eximir a las pequeñas empresas de la obligación de elaborar informes de gestión.

Los Estados miembros podrán eximir a las pequeñas empresas de la obligación de publicar sus cuentas de pérdidas y ganancias y sus informes de gestión.

Además de lo anterior, si la empresa se califica como microempresa, los Estados miembros podrán eximirlas total o parcialmente de las obligaciones siguientes:

– Obligación de elaborar notas explicativas a los estados financieros.

– Obligación de publicar estados financieros anuales.

b) Exención de consolidación

Los grupos pequeños estarán exentos de la obligación de elaborar estados financieros consolidados y un informe de gestión consolidado, salvo en los casos en que una empresa filial sea una entidad de interés público.

Los Estados miembros podrán eximir a los grupos medianos de la obligación de elaborar estados financieros consolidados y un informe de gestión consolidado, salvo en los casos en que las empresas filiales sean entidades de interés público.

c) Exención de auditoría

Los Estados miembros sólo tienen obligación de exigir la auditoría de cuentas a las entidades de interés público, y a las empresas medianas y grandes

Anuncios

Acerca de Asesoria La Costera

Gestor administrativo - Economista
Esta entrada fue publicada en Otros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s